De seguro ya sabes que la lectura nutre el intelecto, desarrolla la sensibilidad, acrecenta tu entendimiento del mundo… pero aquí te van unos datos que quizá no sabías sobre la lectura:

¿Sabías que la lectura puede ayudar a prevenir el Alzheimer?

Un estudio reciente encontró que las personas que leen por lo menos dos veces al día son menos propensas a ser diagnosticadas con el síndrome de Alzheimer. Claro que la demencia de este tipo tiene sus componentes genéticos, sin embargo, ¡ojo! factores de riesgo asociados a los estilos de vida contribuyen a su desarrollo. Ahora, si hacemos un poco consciencia de los procesos neuronales que se activan con la lectura, creer que ésta nos hace menos propensos al Alzheimer no suena una creencia descabellada, pues la lectura estimula la actividad cerebral, fortalece las conexiones neuronales e incrementa la reserva cognitiva.[1]


También…

La lectura puede ser terapéutica al reducir los niveles de estrés. Y no necesitas leer un libro entero o siquiera la mitad de este, de acuerdo con investigadores de la Universidad de Sussex en el Reino Unido, leer por seis minutos puede ayudar a reducir los niveles de stress hasta en un 68%. El estudio encontró que los participantes con niveles de estrés elevados  que leyeron se relajaron más que aquellos que intentaron otros medios de relajación como caminar o escuchar música.

Y…

un beneficio totalmente ignorado por aquellos que piensan que la lectura es una actividad de ociosos, perdedores, antisociales e introvertidos es nada más y nada menos, que la lectura acrecenta nuestra mundo de posibilidades. Este beneficio ya era vislumbrado con la vieja frase de Francis Bacon «conocimiento es poder», poder que acrecenta nuestro campo de acción. Otras pensadoras ven muy clara la conexión entre lectura y oportunidades como Honor Wilson- Fletcher quien comenta «la lectura abre puertas y hace la vida más fácil».

Un ejemplo de vida de cómo la lectura nos puede impulsar a salir adelante cuando se trata de una carrera profesional y de la vida en general es la vida del escritor, traductor y diplomático mexicano Sergio Pitol. Originario de Puebla, nacido en 1933 quedó huérfano a la edad de cinco años, tiempo después vivió recluido en casa a causa de su enfermedad del paludismo por varios años. En su biografía, que los invito a explorar, nos comparte el gran sostén y buena compañera que la lectura fue en su vida, y no está de más decir que la lectura tuvo mucho que ver en que Pitol se haya convertido en una gran personalidad mexicana.

Estos fueron unos breves datos de los maravilloso beneficios que nos regala la lectura. Ahora, si este blog te despertó un poco el antojo de ojear un libro o siquiera dar un vistazo rápido a diferentes portadas, te hago la amable invitación a consultar el catálogo en línea de Amate Editorial, donde puedes encontrar títulos de diversos géneros en
http://amateeditorial.com.mx/tienda/


[1] Tema desarrollado en  un estudio del neurocientífico Alexandre Castro-Caldas y su equipo de la Universidad Católica Portuguesa: The illiterate brain. Learning to read and write during childhood influences the functional organization of the adult brain.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *